Fake Herald Tribune: Reportajes

Sección de reportajes del diario electrónico Fake Herald Tribune.

Saturday, November 12, 2005

Víctimas de la autoayuda.

Ninguno de ellos se atreve a decirnos su nombre real. Ninguno de ellos es el mismo de antes. Ninguno de ellos siente ánimos de contar su historia, pero nos la confían, nos confian su opinión, sus vivencias, sus inquietudes.

J.M.O era un empleado de banca, soltero, con algun plan ocasional, con una vida relativamente feliz a quien le faltaba la guinda del pastel para llegar a la 'felicidad completa'.

Así que un dia, casualmente en una libreria decidió adquirir de la sección de autoyuda el volúmen 'Usted puede ser tan buena persona como desee' o 'La felicidad está al fondo a la derecha'. Cogió el segundo y se lo leyó con gran curiosidad.


R.G.G, una mujer casada, empresaria, y madre de familia necesitaba una ayuda para solventar algunos asuntos: no iba ahogada, pero necesitaba un respiro, justo cuando por casualidad vio el libro de título "Vivir sin problemas al alcance de la mano".

Y por último J.G.C estudiante de publicidad, asediado por problemas de conciencia, harto de sentirse culpable por sus estudios, se hizo con "Pensamiento positivo, ¿seguro que es tu culpa?".

'Usan una estrategia muy burda' nos cuenta uno de los tres 'detectan los problemas de la mayoria de ciudadanos, y con un título sugerente te cazan, despues ya no hay salida'.

No hubo salida para ellos, entraron en una vorágine de estrés, angústia vital y fármacos antidepresivos, ansiolíticos y un largo etcétera.

Leian y leian buscando solución a sus problemas y sólo encontraron falsas esperanzas, falsos druidas, falsos dioses. Seguian leyendo pensando que la solución estaria algunas páginas despues. Sólo relleno, mentiras y recetas que no funcionan.

La caída fue durísima. Los tres acabaron vagando por la calle, desesperados, sin uñas. Ninguno de los tres ha levantado cabeza, y entre ellos y sus familias ahora hay un altísimo muro de incomprensión.

'La autoayuda es la gran mentira, se trata de la autodestrucción, el autoodio, y la autohumillación. Si no hubiera ido a la libreria despues del trabajo...'

Pensemos bien en sus testimonios: podriamos ser cualquiera de ellos, podriamos estar en su piel. Pensemos en los grandes beneficios de este género. Pensemos en negros literarios que trabajan confeccionandolos. Es una gran indústria, habria miles de parados. Pero, ¿y las víctimas?.

Empiezan a organizarse en la AdDA, (Asociación de Damnificados de la Autoayuda). Publican folletos, organizan charlas sobre como superar este bache. Ánimo.